ALFIN ARGENTINA

La alfabetización informacional pone como centro a la persona, de modo que la utilización de las tecnologías deben ser incorporadas como herramientas de comunicación y producción.

13 agosto, 2007

Los principales términos implicados de la Alfabetización Informacional

Alfabetización

Una de las áreas de debate en estos últimos diez o quince años parece girar en torno al concepto de alfabetización. En general en las áreas académicas, se sigue empleando este término para expresar la capacidad de los individuos para codificar y descodificar textos escritos.
El concepto alfabetizar nos induce a pensar en un sujeto con las capacidades suficiente para poder actuar y desarrollarse en la sociedad con autonomía.
Este es el significante que una gran mayoría tenemos en relación con este vocablo que parece permanecerá por un tiempo más, inmutable en el diccionario de la Real Academia española [1] mientras en los pueblos hispanohablantes se va transformando su significante, lo que convierte en necesario ponerle epítetos a la palabra alfabetizar, para establecer acuerdos con relación a que estamos haciendo referencia.
El concepto alfabetizar debe considerarse como un concepto que va evolucionando de forma global y que acompaña a las sucesivas revoluciones y transformaciones que se van produciendo a lo largo de los siglos. Esta consideración permitiría progresivamente incorporar en los planes de estudios los puntos clave que desarrollen en los alumnos las capacidades necesaria para adaptarse a los nuevos lenguajes, códigos, vías o medios de comunicación de cada época logrando el único nivel requerido de estar alfabetizado y que es el que permite ser parte de la sociedad de la que formamos parte.

Información
Etimológicamente la palabra Información procede del vocablo latino “informatio”, que significa idea, representación o noción.
Por otra lado el vocablo Informar procede del latín “informare”, que significa dar forma, formar en el ánimo (formar es sinónimo de educar).
Esto es lo que sucede cuando somos receptores de una información, por que a través de ella “damos forma” a nuestras relaciones sociales, laborales.
Hoy la información se ha convertido en un elemento imprescindible en la economía de esta era ya que es la “materia prima” que da forma al nuevo esquema del orden mundial
La Asociación de Bibliotecas Americanas (ALA) en su glosario de Bibliotecología y Ciencia de la Información define como información:
“todas las ideas, hechos y trabajos imaginativos de la mente que se han comunicado, registrado, publicado y o propagado formal o informalmente, en cualquier forma”
Informacional es un vocablo que no figura en el Diccionario de la Real Academia pero que se forma con el vocablo información mas el sufijo al que significa en nuestra lengua relativo a o perteneciente a. Por lo cual informacional se definiría como relativo o perteneciente a la información

Usuario
El hombre vive en una búsqueda continua de transformación que le permita su propio crecimiento. Para que esto suceda es necesario un desarrollo de las competencias que lo capacite para transitar este camino.
El recurso indispensable que le permitirá esta continua transformación es el uso inteligente y crítico de la información.
El usuario de la información es aquella persona que presenta una necesidad de conocimiento que intenta remediar utilizando información que le permitirá originar nueva información y construir conocimiento.

Educación de usuario de la información

La expresión educación de usuario de información se comienza a utilizar en la década de 1980 en las bibliotecas médicas, por medio de una propuesta de Nina Matheson y John Cooper, en la que solicitaban que los bibliotecarios realizarán actividades de formación para que los usuarios de los centros de información lograrán identificar, recuperar evaluar y usar la información como acción completa de lo que es el manejo real de la misma.
Con el tiempo esta expresión Educación de usuario de la información fue adquiriendo nuevas formas de nominación a medida que este proceso de educación iba evolucionando y perfeccionándose según las exigencias.
Así de aquella educación de usuario de la información dirigida a que el usuario comprenda como esta organizada la información en los centro de documentación o bibliotecas se fue avanzando en el desarrollo de habilidades informativas hasta llegar al concepto actual que exige del sujeto toda su estructura cognoscitiva, que le permite, además de saber hacer las cosas, pensarlas, analizarlas y evaluarlas para poder expresar su necesidad de información, donde el resultado obtenido sea significativo para él.
Podemos encontrar distintas expresiones tanto en castellano cono en otros idiomas para lo que hoy denominamos Alfabetización Informacional:

Instrucción de usuarios: (expresión de origen anglosajón) es el proceso que orienta la apropiación de conocimientos, hábitos, habilidades de carácter cognoscitivo relacionados con la materia que se imparte”[2].
Instrucción bibliotecaria Una expresión de los años 70 que enfoca a la autonomía del usuario en la biblioteca.
Instrucción bibliográfica Es una expresión que ha variado con los años. En los 70 se refería a una orientación en las bibliotecas. Luego en la década de los 80 apunto mas específicamente a la educación en las fuentes de investigación[3]. En los 90 solo se agrega el hecho de la instrucción no solamente de fuentes impresas sino también digital.

A partir del desarrollo de las TIC y su inserción en la vida cotidiana los modos o forma de pensar, actuar, producir y crear en nuestra sociedad ha variado y ese “proceso de inserción social y construcción del propio yo” necesita conectarse con los caminos que conducen a la información que se lo permitirán
Por eso con la inclusión de las TIC’s han variado las expresiones referidas a la educación en información, como así también sus metas y objetivos, mas allá que lo que siempre se ha buscado es lograr usuarios críticos y autónomos.

Hoy mas que nunca se hace hincapié en la importancia de la información para el desarrollo personal y social.
Se han impulsado dos expresiones con fuerza en relación a esto:

Desarrollo de Habilidades en Información (DHI) mas utilizada en América latina, espacialmente en México, fue impulsada principalmente por el Dr. Jesús Lau y algunos colegas de la Universidad Autónoma de Ciudad de Juárez en México. Con el desarrollo de las habilidades informativas, se ensalza el proceso por encima del resultado, se aprovechan las ventajas que ofrece la era digital y se hace gran énfasis en la información electrónica, sin desconocer la impresa “como recurso estratégico para el autoaprendizaje, la generación de nuevo conocimiento, la resolución de problemas y la toma de decisiones” [4]

Alfabetización informacional: expresión que recibe diferentes nombres, de acuerdo con el enfoque que se le dé. La expresión es de origen anglosajón (Information literacy) tubo un gran desarrollo en Australia , que es donde se acuerda las normas que la rigen:“la alfabetización en información inicia, mantiene y amplía el aprendizaje continuo a lo largo de la vida por medio de competencias que pueden servirse de las tecnologías pero que, en última instancia, son independientes de ella”[5]

Es importante destacar que cuando se habla de desarrollar competencias se hace referencia a la capacidad de un saber hacer con saber y con conciencia.
Hoy las competencias que el sistema educativo formal Argentino debería pensar en desarrollar en sus alumnos están en relación con las competencias:
· Comunicativa (lecto escritura)
· Informacionales
· Lógicas
· Resolución de problemas operativos y prácticos
· Informáticas
· De trabajo en equipo

A nosotros, como profesionales de la información, nos compete que las competencias informacionales se desarrollen en los educando comprometiendonos a realizar acciones que tiendan a que el desarrollo de esas competencias se inicie en las primeras etapas de la educación formal, no solo aplicarlo a aquellos que ingresan a las Universidades: La sociedad argentina "requiere de ciudadanos bien instruidos lo cual significa que el aprendizaje se convierte en una actividad que acompaña al hombre a todo lo largo de su vida. Los retos para todas las bibliotecas escolares y públicas, son enormes y los servicios bibliotecarios orientados hacia los niños y jóvenes se convierten en una tarea esencial” (Indergaard, L. H, 2004)."
Ana A Chiesa
Coord. Proyecto CIBA

Referencias

[1] La definición del diccionario de la RAE define este vocablo como "enseñar a leer y escribir"
[2] ESTEVA, M., VALERA, O., RUIZ, A. Las tendencias pedagógicas contemporáneas. Valoraciones desde la perspectiva del Proyecto de Pedagogía Cubana del ICCP. La Habana : [s. n.], 2000. Citado por: DÍAZ MONSALVE, Ana Elsy, QUIROZ POSADA, Ruth Elena. Reflexiones teóricas sobre la relación entre la pedagogía y la didáctica. En: Lecciones Inaugurales 2002, Revista Educación y Pedagogía. Medellín. (Jun., 2002); p. 32. Separata No. 32.
[3] Ecuación en el uso de las fuentes bibliográfícas. No solo se educa en la organización del centro sino en la interpretación de por ejemplo citas bibliográficas, el uso de material de referencia, etc.
[4] NARANJO VÉLEZ, Edilma, RENDÓN GIRALDO, Nora Elena. Op. cit.; p. 23.
[5] COUNCIL OF AUSTRALIAN UNIVERSITY LIBRARIANS. Normas sobre alfabetización en información / traducido por Cristóbal Pasadas Ureña. En: Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios. No. 68 (Sep., 2002); p. 67-90. [Documento electrónico]. En: http://www.aab.es [Consulta: 2003-11-04].
Bibliografía
ANGULO MARCIAL, NOEL. Normas de competencia en información. [Documento electrónico]. En: http://www2.ub.es/bid/consulta_articulos.php?fichero=11angul2.htm [Consulta: 2004-03-11]. 13 p.
Evolución y tendencias de la formación de usuarios en un contexto latinoamericano. Investigación. http://bibliotecologia.udea.edu.co/formausuarios/index.htm
NARANJO VÉLEZ, Edilma, RENDÓN GIRALDO, Nora Elena. Explorando el panorama de la formación de usuarios de la información. En: Revista Interamericana de Bibliotecología. Medellín. Vol. 26, no. 2 (Jul. – Dic., 2003); p. 13-37.