ALFIN ARGENTINA

La alfabetización informacional pone como centro a la persona, de modo que la utilización de las tecnologías deben ser incorporadas como herramientas de comunicación y producción.

28 septiembre, 2007

El tsunami de la información: Tilly Smith

“Es responsabilidad de las bibliotecas aprovechar la presente
comprensión internacional de la ALFIN y aplicarla en
nuestras comunidades, con nuestros "usuarios*".
El cumplimiento de esa responsabilidad informará
y permitirá a muchas Tillys darse cuenta
de lo que está sucediendo en su entorno
y emprender las acciones adecuadas
para su propio bien y el de sus comunidades
(Alex Byrne)

¿Cuántas veces nos detenemos a reflexionar la importancia que tienen las acciones que realizamos en las aulas y las bibliotecas y la repercusiones que estas tienen en la sociedad?


El desastre agudiza nuestras mentes subtitula su trabajo el ex presidente de Ifla (2003-2005) Alex Byrne en el texto presentado en la Conferencia Conjunta de Bibliotecas de Condados de Países Nórdicos, Malmö en Enero de 2005, cuya publicación podemos encontrar en una traducción de Cristóbal Pasadas Ureña. ( LA ALFABETIZACIÓN INFORMACIONAL DESDE UNA PERSPECTIVA GLOBAL: EL DESASTRE AGUDIZA NUESTRAS MENTES)
En el habla de la importancias del desarrollo de habilidades en información para todas las personas tanto en épocas de catástrofes como en tiempos mas normales: “La aplicación de estos conceptos en la práctica presenta retos logísticos y de recursos que tenemos que afrontar si queremos contribuir a una sociedad global de la información más justa y más capacitada”
Comienza ejemplificando esta afirmación recordando la mañana del 26 de diciembre de 2004, cuando la tierra tembló a 4.000 metros de profundidad en el Índico a unos 260 kilómetros de Banda Aceh, en Indonesia, lo que generó un maremoto que azotó las costas de este país y las de Malasia, Tailandia, Myanmar, Bangladesh, la India, Sri Lanka y las islas Maldivas, llegando a cruzar el océano hasta el litoral africano en Somalia y Kenia.

El desastre provoco que 231.452 personas perdieran la vida arrastradas por la fuerza del mar; entre las que dos tercios eran mujeres y niños. Una catástrofe que millones de personas atribuirán durante toda su vida con el tormento de un mar que se apoderó de la tierra sin previo aviso.
Días después el diario The Sum publicaba la acción de la niña Tilly Smith que con tan solo diez años salvo la vida de mas de cien turistas. Ella reconoció indicios del Tsunami aprendidos dos semanas previas en su colegio de Oxshott, en el sur de Londres.
Tilly junto con sus padres pasaban sus vacaciones en una playa de Tailandia. Gracias a su aprendizaje previo, reconoció en la rapidez con que bajaba la marea los indicios de los maremotos. Comunico esto a sus padres, explicándole los hechos sucedido los que alertaron a los turistas (mas de cien) y al personal del hotel en el que estaban hospedados en Phuket.
"Estaba en la playa y el agua se puso rara", explico Tilly al diario. "Había burbujas y la marea bajó completamente de manera repentina. Me di cuenta de lo que estaba pasando y tuve el presentimiento de que iba a haber un tsunami. Ese tema lo habíamos investigado en clase. Se lo dije a mi mamá", relató. Penny Smith, de 43 años, dijo que salió corriendo de la playa después que Tilly le explicara lo que iba a suceder. "No quiero ni pensar lo que hubiera pasado si nos quedábamos", declaró la madre. "Minutos después, el agua avanzó por encima de la playa y arrasó todo a su paso", añadió.
La escala internacional y la rapidez de este desastre subrayan la importancia global y fundamental que posee la información cuando se tienen desarrolladas las habilidades para usarla y comunicarla.
He aquí el valor de este relato: ser parte de manera activa en la sociedad de la información aún cuando el desastre nos obliga a agudizar nuestras mentes
Esto es el punto de partida de la comunicación en la que se hace un recorrido sobre alfabetizar , alfabetización informacional y principalmente sobre la tensión entre los teóricos y los pragmáticos de ALFIN.
Los primeros preocupados de expresar una visión coherente de la ALFIN y de comprender los procesos de aprendizaje a través de los cuales se puede desarrollar mientras que los pragmáticos hacen hincapié en las habilidades específicas y en su desarrollo, así como en los deseables resultados mensurables que pueden conseguirse por medio de programas adaptables a escala en una gran variedad de entornos: posturas polarizadas que podrían ser fácilmente caricaturizadas hacen reconocer la necesidad de construir un corpus sustancial de teoría que pueda informar nuestra práctica y ser validada frente a ella.
Las normas e iniciativas discutidas en este artículo demuestran la importancia del desarrollo de habilidades en información (ALFIN) y la creciente atención que está recibiendo en las bibliotecas y servicios de información.

La importancia de la capacitación de las personas en su vida diaria abarca una gama de habilidades que va desde la oralidad hasta el acceso a la información hecho posible por las tecnologías.
Las habilidades a adquirir pueden expresarse en marcos coherentes que pueden servir para delimitar programas de aprendizaje contextualizados.
Una muestra que son las acciones simples en su concepción las que aportan las fortalezas necesarias que nos permiten construir una sociedad de la información global más informada, capacitada e igualitaria.
El Texto puede leerse AQUÍ 

*Se ha cambiado el término "cliente" utilizado en el original por el de usuario ya que no comparto él uso de esos términos como sinónimos.

2 comentarios:

Walter dijo...

El texto enlazado no se encuentra, pero alternativamente puede hallarse aquí:
http://web.archive.org/web/20070710100644/http://www.um.es/fccd/anales/ad08/ad0801.pdf

Ana A Chiesa dijo...

Gracias Walter por el dato, ya lo he cambiado
Ana