ALFIN ARGENTINA

La alfabetización informacional pone como centro a la persona, de modo que la utilización de las tecnologías deben ser incorporadas como herramientas de comunicación y producción.

21 agosto, 2008

Entre habitus y saberes


La Biblioteca “Domingo Faustino Sarmiento” de la Escuela Normal Superior Nº 7”José María Torres” de la Ciudad de Buenos Aires- Argentina, está abierta a la comunidad educativa en todos sus niveles: Inicial, Primario, Medio y Terciario.
Esta biblioteca, se presenta explícitamente incluida en el proyecto Institucional, articulando la labor del docente con el del bibliotecario y buscando desarrollar habilidades en sus graduados que le permitan insertarse como profesionales reflexivos en sus práctica facilitándoles profundizar líneas de investigación.
Lo destacable que se lee en la pagina Web de esta institución es la propuesta de desarrollar una intensa actividad en articulación entre la biblioteca, el Proyecto Educativo Institucional y los proyectos pedagógicos de los docentes , teniendo en cuenta la unidad académica desde la Formación Docente. Amplia su propuesta la creación del Centro de Recursos para el Aprendizaje, creado a partir de un proyecto del Ministerio de Educación en algunas Escuelas Normales con la finalidad de coordinar y ampliar los recursos didácticos existentes en cada institución.
“Los bibliotecarios conformamos un equipo que desarrolla sus tareas de acuerdo a lineamientos definidos con criterios tanto bibliotecológicos como pedagógicos. Las mismas se definen independientemente del nivel desde el cual acceden los bibliotecarios al cargo ya que se trata de una biblioteca centralizada que ofrece sus servicios para los cuatro niveles de la escuela normal. De acuerdo a su especialización dentro del ámbito de la Formación Docente, cada uno se ocupa de coordinar las necesidades de alguno de los niveles para fines específicos aunque todos se encuentran preparados para la atención de todos”
En el proyecto de biblioteca incluye no solo la recuperación de los materiales, sino la reformulación del papel institucional que le corresponde.
Propone lograr una alfabetización informacional en el nivel terciario que reúna los criterios de este nuevo paradigma jerarquizando el espacio institucional de la biblioteca y logrando unan articulación curricular “entre habitus y saberes.”
Se han propiciado también acciones para articular este trabajo con los niveles medio y primario reubicando a la biblioteca como un lugar de acceso para todos los niveles de enseñanza de la escuela normal.
Si bien no se especifica detalladamente como se realizan las acciones para el desarrollo de habilidades en información, ni cuales son los criterios utilizados para la evaluación de la efectividad de estos programas.
Igualmente entre los proyectos de la biblioteca se pueden leer que “se constituye en un valioso aliado a la hora de apoyar proyectos institucionales generados desde los distintos niveles.”, lo cual es una buen síntoma desarrollar habilidades informativas desde las necesidades, pues permite un mayor interés de quienes participan de estas prácticas y muestra como los contenidos de enseñanza, pueden ser usados como eje de las actividades de aprendizaje más que como paquetes de información desvinculados de la práctica.